El origen de los colores

15 09 2010

En la Navidad del año 1909 el nerviosismo en la ciudad inglesa de Southampton era evidente y estaba justificado, en esas fechas, la compañía naviera White Star Line, tenía que decidir el puerto base de los nuevos trasatlánticos que estaba construyendo, los más grandes del mundo, el Olimpic, el Titanic y el Británic.

Southampton era uno de los puertos que aspiraban a ese gran honor (y que luego resultó elegido), por eso, el alcalde de la ciudad hizo público un bando invitando a los ciudadanos a engalanar sus balcones y fachadas con banderas y pañuelos de color rojo y blanco, que eran los colores de la White Star Line.

En aquellas fechas, un jugador del Athletic de Bilbao, Juan Elorduy, se encontraba de vacaciones de Navidad en Inglaterra a quien, el presidente del Athletic le había encargado que comprase 25 camisetas con los colores del club, que en aquella época eran el azul y blanco.

A pesar del empeño del futbolista vasco, durante todo su viaje por Inglaterra no encontró camisetas azul y blancas y decidió apurar sus últimos días de estancia para intentar encontrarlas.

En el último día de sus vacaciones, en la ciudad de Southampton, donde tenía que embarcar para regresar a Bilbao, sólo vio en la ciudad los colores rojo y blanco, los de la compañía del Titanic, y como ya no le quedaban más días de estancia en Inglaterra, compró 50 camisetas con esos colores.

Aunque sorprendió el color rojiblanco de las camisetas que había comprado Juan Elorduy (al no haber encontrado las de color azul y blanco), en el club bilbaíno gustaron tanto los nuevos colores como la calidad de las camisetas y decidieron utilizarlas a partir de aquella fecha, por lo que, desde enero del año 1910, el Athletic de Bilbao luce los colores rojo y blanco de la bandera del Titanic.

Un año más tarde, Juan Elorduy fichó por el Atlético de Madrid, a cuyo club le regaló las 25 camisetas que le quedaban, por lo que el equipo madrileño comenzó a utilizar, aunque una temporada más tarde, también los colores rojiblancos de la bandera del Titanic.

Por este motivo, Jesús Ferreiro, presidente de la Fundación Titanic, ha declarado que obsequiarán al Athletic de Bilbao y al Atlético de Madrid una reproducción de la bandera original que el Titanic llevaba en lo alto de su palo de proa.

También a ambos Clubs se le solicitará la donación de una de sus camisetas, con el fin de añadirlas a la macro exposición “Titanic The Exhibition”, que estos días puede visitarse en la ciudad alemana de Wiesbaden.

Jon López, director del museo del Athletic de Bilbao ha confirmado que el museo existe una de las camisetas originales, la primera rojiblanca, que el Club estrenó en el año 1910.

Anuncios




Pasión y color en la grada

11 12 2009

La afición del Atlético de Madrid es conocida por ser una de las más fieles a sus colores de toda Europa. Por ello, son famosos los tifos que en muchas ocasiones se muestran en el Vicente Calderón con el fin de motivar y dar aliento a los jugadores. Estos son algunos ejemplos:





Leyendas atléticas: ‘Ratón’ Ayala

11 12 2009

En la historia del Atlético de Madrid hay sitio para un buen número de grandes extremos. Desde aquél Luis Olaso de los años veinte, pasando por el excepcional Collar, el canterano Rubio “mago del regate en una baldosa” o el más reciente Futre.

Entre medias, durante la década de los setenta, el Atleti se permitió el lujo de contar con uno de los mejores “11” de la época: Rubén Hugo Ayala Zanabria.

Conocido con el apodo de “Ratón”, Ayala nació en Lanús (Argentina), el 8 de enero de 1.950. Tuvo una irrupción espectacular en el fútbol de su país, desde las filas del San Lorenzo de Almagro, se convirtió en el mejor extremo argentino, y se incorporó a la Selección Nacional.

En la Temporada 1.973-74, el Atlético de Madrid efectuó una operación espectacular para reforzar todavía más un equipazo que acababa de ganar la Liga, y bajo los auspicios del ténico Juan Carlos Lorenzo, de la misma nacionalidad, fichó de una tacada a dos de las estrellas de la Albiceleste: Ayala y Heredia. Rubén Ayala llegaba con una edad ideal: 23 años. Aquél equipo fué conocido como “Atlético Buenos Aires”, pues el entrenador y las dos nuevas estrellas, coincidieron con Panadero Díaz, Ovejero, Cabrero, Benegas e incluso Becerra que, aunque brasileño de nacimiento, jugó también en Argentina y José Eulogio Gárate, eibarrés a todos los efectos, pero nacido en Buenos Aires.

Rubén 'Ratón' Ayala

Pronto destacó sobremanera, y se ganó a la Afición rojiblanca con sus espectaculares carreras y un aspecto inconfundible: larga melena al viento e inseparable bigote. Poseía un regate espléndido, una punta de velocidad incomparable y, además de convertirse en un genial asistente, consiguió un alto nivel goleador: aproximadamente un gol cada cuatro partidos.

Como premio a su exitosa primera Temporada en el Atleti, en la que el equipo fué Subcampeón de Liga (la ganó el Barça del debutante Cruyff) y Subcampeón de la Copa de Europa, Ayala disputó el Mundial’74, formando parte de una Selección en la que también estaba Heredia y quien años más tarde pertenecería también al Club: el Pato Fillol.

Tras el pase de Luis Aragonés a la dirección técnica, el Atleti escribió la página más ilustre de su Historia al ganar la Copa Intercontinental de 1.975. Aquella noche legendaria, Ayala escribió definitivamente su nombre con letras de oro, al marcar el gol decisivo que supuso el 2-0 frente a sus compatriotas de Independiente, que habían ganado 1-0 en la Ida.

Cuando en el verano del 75 la Directiva de Vicente Calderón se marcó el lujazo de repetir operación impactante, y se trajo a los brasileños Luiz Pereira y Leivinha (que también habían destacado en el Mundial’74), el Atlético de Madrid pasó a disponer de uno de los mejores equipos de su Historia, y desde luego el más espectacular y atrayente. También había llegado uno de los grandes metas nacionales, Miguel Reina, y en el cuadro rojiblanco se juntaron con los Gárate, Adelardo, Irureta, Marcelino, Leal, Capón … conformando un equipo de ensueño.

Tras el Subcampeonato de Copa del 75, el potente equipo rojiblanco no falló en la siguiente oportunidad, y se proclamó Campeón de la Copa de 1.976 (con lo cual protagonizó el hecho histórico de disputar la última Copa del Generalísimo y ganar la primera Copa del Rey) y, justo un año después, prosiguió con la cascada de Títulos consecutivos, erigiéndose en Campeón de Liga 1.976-77 con Ayala como figura fundamental.

Si hasta aquél momento el Atlético de Madrid había hecho parecer fácil lo difícil, fichando cada año estrellas de renombre, con un porcentaje de practicamente el 100% de éxito, a partir de 1.977 comenzaron los problemas a orillas del Manzanares, y el equipo fue perdiendo progresivamente categoría y carisma.

Ayala el día de su presentación

A partir de la caída del Atlético en los ¼ de Final de la Copa de Europa del 78, se iniciaron aires de renovación en el Club y Ayala fué perdiendo peso específico dentro del equipo. Iban surgiendo nuevos valores de la cantera, tres de ellos precisamente de banda izquierda (Julio Alberto, Quique y Rubio), el extremo argentino dejó de ser intocable y finalmente, cuando terminó la Temporada 79-80, coincidiendo con la dimisión de Vicente Calderón y con la marcha de hombres emblemáticos como Luiz Pereira, Capón, Marcial y Reina, el Ratón Ayala decidió aceptar una oferta del fútbol mexicano, donde se retiró como jugador y desarrolló posteriormente su carrera como técnico.

En el Atlético de Madrid, Ayala disputó 169 partidos y marcó 45 goles. Ganó 1 Copa Intercontinental (75), 1 Liga (77) y 1 Copa (76). Fué internacional con Argentina y disputó el Mundial’74.





Atlético de Madrid – Celtic, una semifinal para la historia

11 12 2009

La temporada 73/74 fue histórica para el Atlético de Madrid, tras dejar en la cuneta a Galatasaray, Dinamo de Bucarest y el Estrella Roja de Belgrado se presentaba ante el Celtic de Glasgow como víctima propiciatoria para un Celtic que se encontraba entre los mejores clubes de Europa del momento.

La ida disputada en tierras escocesas fue más una batalla campal que un partido de fútbol, el árbitro turco Babacan expulsó injustamente a Ayala, Díaz y Quique dejando al conjunto rojiblanco con 8 hombres, lo que obligó al equipo a encerrarse en su área y defender a muerte su portería.

Babacán en acción

Por fortuna, el partido acabó como empezó, 0-0, por lo que la eliminatoria se resolvería en casa, además se intentaría ajustar cuentas con un tal Johnstone, el cuál se dedicó todo el partido de ida a provocar a los jugadores colchoneros.

Llegó así el día del partido y las gradas hervían por ver a su equipo en la final de la máxima competición continental. El duelo parecía que se iba a marchar a la prórroga ya que ninguno de los dos equipos había logrado batir al meta rival hasta que Gárate, en el 77’, hizo el 1-0. Adelardo, en el 85’,sentenció la eliminatoria. El encuentro ante el Atlético de Madrid supuso el final de la década prodigiosa del Celtic de Glasgow.

En este video os dejo un resumen de lo que aconteció en aquellos 2 partidos entre el Atlético de Madrid y el Celtic de Glasgow.






Bienvenidos a Mundo Atlético

11 12 2009

Se inaugura hoy este blog con el fin de mostrar al mundo las hazañas de este gran club y sus andanzas a lo largo de la historia.

Espero que lo disfruteis!

Un saludo blogueros.